lo único en lo que pensamos

es el

 futuro

CULTIVAR PLANTAS RESISTENTES DE UN MODO SOSTENIBLE

¿Qué novedades esperan los investigadores en el futuro inmediato? “Una de las cosas que veo que ya está sucediendo, es la nutrición de precisión”, explica Wim. ¿Qué significa eso? Arca nos lo cuenta: “En lugar de proporcionar a todas las plantas la misma nutrición y el mismo plan de riego, independientemente de sus necesidades individuales, esperamos que los suplementos con un único nutriente se conviertan en la norma, para que el productor los mezcle según sea necesario”. En lo que respecta al uso del agua, los dos investigadores esperan que se use en mayor medida el agua de lluvia, así como agua de fuentes reutilizables, agua tratada y agua residual desalinizada (en lugar de utilizar agua de pozo desalinizada), en combinación con un suministro de nutrientes.

“Dado que ciertos nutrientes, como el fosfato y el potasio, no son renovables, estos escasearán. Avanzar hacia una comunidad de reciclaje, en vez de una economía de consumo, resolverá la escasez. Piense, por ejemplo, en la extracción de minerales de las aguas residuales. O en reutilizar el exceso de nitrógeno del estiércol en la horticultura”.

¡Y no podemos olvidarnos de la tecnología! La medición totalmente automatizada con sensores y la toma de muestras con robots, el uso de la inteligencia artificial para cultivar plantas a distancia, los planes de nutrición generados por ordenador, los robots que hacen el trabajo sucio y los drones y cámaras que supervisan el invernadero de manera independiente ya se están convirtiendo en una realidad.

DRONES Y DATOS

CULTIVANDO

HOY EL

FUTURO

Cultivar plantas de una manera sostenible y a prueba de futuro no es tan complicado como parece. Arca y Wim proporcionan algunos consejos prácticos, que los productores ya pueden aplicar actualmente.

Utilice fertilizantes de liberación controlada (es decir, Osmocote Exact) en combinación con la fertirrigación. Esto le permite variar la administración de nutrientes entre los distintos tipos de plantas, según sus necesidades, sin que ello impida que pueda regarlas todas al mismo tiempo. Las investigaciones sobre el cultivo de orquídeas en maceta demostraron que la aplicación de fertilizantes de liberación controlada al sustrato y la reutilización del agua de drenaje (recirculación) pueden contribuir a reducir considerablemente la CE y la cantidad total de emisiones de nitrógeno.

1

La medición del crecimiento de las plantas, su salud y las condiciones en las que se cultivan es el comienzo de los planes de nutrición de las plantas individuales. Una vez que se sabe cómo difieren las necesidades de las plantas, el plan de nutrición y el de riego se pueden ajustar en consecuencia. Esto le ofrece un mayor rendimiento, una nutrición más eficiente y plantas más sanas.

2

Su objetivo debe ser una combinación ideal de disminución de la huella ambiental de la horticultura junto a un aumento de su rendimiento. Tenga en cuenta todas las circunstancias y elementos que consumen energía, y ajústelos en consecuencia. Observe el propio invernadero, la ventilación, las pantallas, la calefacción, el riego y la luz. ¡Todos estos aspectos son oportunidades individuales para seguir mejorando! Esto se conoce como “El nuevo cultivo”.

3

¡No lo deje todo en manos de los robots y los datos! Cultivar plantas con éxito también depende del talento de las personas. Utilice todos sus conocimientos y experiencia sobre la fisiología y la física de las plantas. Piense en cómo crecen las plantas y en cómo puede ayudarlas creando las condiciones y los planes de nutrición adecuados.

4

Conozca a Arca Kromwijk y a Wim Voogt, investigadores científicos del centro de investigación Wageningen University & Research (especializados en la horticultura de invernadero).

Son expertos en el cultivo de plantas y siempre van un paso por delante. Toda su investigación, en diversos campos de especialización, se centra en el descubrimiento de nuevas maneras de cultivar plantas, así como en la mejora de los métodos convencionales de cultivo de estas, protegiéndolas de las plagas y reduciendo al mismo tiempo el impacto medioambiental. Hablamos con ellos de la horticultura de invernadero actual y de cómo será en un futuro cercano.

 

DESPLAZARSE HACIA ABAJO

Arca añade: “Los fertilizantes pueden desempeñar un papel en esto, aunque no pueden hacer milagros, como algunas personas parecen pensar. Sin embargo, estamos estudiando una serie de nutrientes que parecen tener efectos positivos. Un ejemplo es el silicio, que retrasa el desarrollo del moho en las plantas de pepino, rosa y fresa. Otro candidato es el calcio. Como hemos visto que una deficiencia de calcio en las células vegetales puede aumentar su sensibilidad al hongo Botrytis, añadir más calcio al plan de nutrición podría ser una ayuda. No obstante, no puede prevenir la enfermedad por completo”.
Otras maneras de cultivar plantas más resistentes incluyen la gestión de la humedad en el invernadero, ya que los hongos, en particular, proliferan en condiciones de calor y humedad. También la introducción de bacterias positivas o enemigos biológicos en el sistema de cultivo. En el centro de investigación Wageningen University & Research también se está investigando la influencia de la vida microbiana y fúngica del suelo en la resistencia de las plantas. En 2020 se pondrá a prueba la hipótesis de que la introducción de un suministro equilibrado de nutrientes en el suelo, por ejemplo, mediante la aplicación de fertilizantes de liberación controlada, en lugar de usar fertilizantes tradicionales, puede mejorar la variedad de la vida del suelo, lo que a su vez puede ayudar a la salud de las plantas.

GREENHOUSE

2030

En el centro de investigación Wageningen University & Research, ubicado en Bleiswijk, Países Bajos, la luz rosa irradia desde uno de los invernaderos, “¡Bienvenido al invernadero de 2030!” Wim sonríe.

A medida que los reglamentos relativos al uso de productos fitosanitarios químicos son cada vez más estrictos y que la sociedad exige que la industria hortícola reduzca su huella, la prevención es la clave. En lugar de combatir las enfermedades o plagas de las plantas con productos químicos u otros métodos que consumen energía, los investigadores apuestan por la prevención de las plagas en su conjunto. “A la hora de estudiar la resistencia, dos temas son importantes: la planta y su entorno. Las plantas más fuertes son menos propensas a las plagas, los hongos y las enfermedades, y el entorno de la planta influye en gran medida en el grado de salud de la planta”, explica Wim.

PLANTAS RESISTENTES

lo único en lo que pensamos

es el

 futuro

CULTIVAR PLANTAS RESISTENTES DE UN MODO SOSTENIBLE

Conozca a Arca Kromwijk y a Wim Voogt, investigadores científicos del centro de investigación Wageningen University & Research (especializados en la horticultura de invernadero).

Son expertos en el cultivo de plantas y siempre van un paso por delante. Toda su investigación, en diversos campos de especialización, se centra en el descubrimiento de nuevas maneras de cultivar plantas, así como en la mejora de los métodos convencionales de cultivo de estas, protegiéndolas de las plagas y reduciendo al mismo tiempo el impacto medioambiental. Hablamos con ellos de la horticultura de invernadero actual y de cómo será en un futuro cercano.

 

¿Qué novedades esperan los investigadores en el futuro inmediato? “Una de las cosas que veo que ya está sucediendo, es la nutrición de precisión”, explica Wim. ¿Qué significa eso? Arca nos lo cuenta: “En lugar de proporcionar a todas las plantas la misma nutrición y el mismo plan de riego, independientemente de sus necesidades individuales, esperamos que los suplementos con un único nutriente se conviertan en la norma, para que el productor los mezcle según sea necesario”. En lo que respecta al uso del agua, los dos investigadores esperan que se use en mayor medida el agua de lluvia, así como agua de fuentes reutilizables, agua tratada y agua residual desalinizada (en lugar de utilizar agua de pozo desalinizada), en combinación con un suministro de nutrientes.

“Dado que ciertos nutrientes, como el fosfato y el potasio, no son renovables, estos escasearán. Avanzar hacia una comunidad de reciclaje, en vez de una economía de consumo, resolverá la escasez. Piense, por ejemplo, en la extracción de minerales de las aguas residuales. O en reutilizar el exceso de nitrógeno del estiércol en la horticultura”.

¡Y no podemos olvidarnos de la tecnología! La medición totalmente automatizada con sensores y la toma de muestras con robots, el uso de la inteligencia artificial para cultivar plantas a distancia, los planes de nutrición generados por ordenador, los robots que hacen el trabajo sucio y los drones y cámaras que supervisan el invernadero de manera independiente ya se están convirtiendo en una realidad.

DRONES Y DATOS

A medida que los reglamentos relativos al uso de productos fitosanitarios químicos son cada vez más estrictos y que la sociedad exige que la industria hortícola reduzca su huella, la prevención es la clave. En lugar de combatir las enfermedades o plagas de las plantas con productos químicos u otros métodos que consumen energía, los investigadores apuestan por la prevención de las plagas en su conjunto. “A la hora de estudiar la resistencia, dos temas son importantes: la planta y su entorno. Las plantas más fuertes son menos propensas a las plagas, los hongos y las enfermedades, y el entorno de la planta influye en gran medida en el grado de salud de la planta”, explica Wim.

PLANTAS RESISTENTES

Arca añade: “Los fertilizantes pueden desempeñar un papel en esto, aunque no pueden hacer milagros, como algunas personas parecen pensar. Sin embargo, estamos estudiando una serie de nutrientes que parecen tener efectos positivos. Un ejemplo es el silicio, que retrasa el desarrollo del moho en las plantas de pepino, rosa y fresa. Otro candidato es el calcio. Como hemos visto que una deficiencia de calcio en las células vegetales puede aumentar su sensibilidad al hongo Botrytis, añadir más calcio al plan de nutrición podría ser una ayuda. No obstante, no puede prevenir la enfermedad por completo”.
Otras maneras de cultivar plantas más resistentes incluyen la gestión de la humedad en el invernadero, ya que los hongos, en particular, proliferan en condiciones de calor y humedad. También la introducción de bacterias positivas o enemigos biológicos en el sistema de cultivo. En el centro de investigación Wageningen University & Research también se está investigando la influencia de la vida microbiana y fúngica del suelo en la resistencia de las plantas. En 2020 se pondrá a prueba la hipótesis de que la introducción de un suministro equilibrado de nutrientes en el suelo, por ejemplo, mediante la aplicación de fertilizantes de liberación controlada, en lugar de usar fertilizantes tradicionales, puede mejorar la variedad de la vida del suelo, lo que a su vez puede ayudar a la salud de las plantas.

GREENHOUSE

2030

En el centro de investigación Wageningen University & Research, ubicado en Bleiswijk, Países Bajos, la luz rosa irradia desde uno de los invernaderos, “¡Bienvenido al invernadero de 2030!” Wim sonríe.

“Aquí estamos investigando varias innovaciones para el cultivo de plantas en invernaderos, para que estén libres de emisiones, combustibles fósiles y productos fitosanitarios químicos. Por ejemplo, estamos usando luz LED roja/azul, que irradia menos calor en comparación con las luces HPS tradicionales. Por lo tanto, su uso es más eficiente en términos de energía y reduce la necesidad de enfriar el clima para alcanzar temperaturas de crecimiento ideales para el cultivo. Otro experimento utiliza un enfoque completamente nuevo para cultivar Fresa sobre el suelo, en un lecho de arena”. Otras medidas incluyen la reutilización del exceso de calor, múltiples pantallas para un aislamiento óptimo, bombas de calor y una mayor superficie de calentamiento. En algunas áreas de investigación se ha introducido lo que se conoce como un ejército permanente en el invernadero. Estos enemigos naturales están preparados para atacar en cuanto aparece una plaga determinada. “¡En este invernadero futurista, todo vale!”

Greenhouse 2030 (invernadero 2030) es un proyecto financiado por el Ministerio de Agricultura, Naturaleza y Calidad Alimentaria de los Países Bajos y por el programa “Kas als energiebron” (invernadero como fuente de energía).

CULTIVANDO

HOY EL

FUTURO

Cultivar plantas de una manera sostenible y a prueba de futuro no es tan complicado como parece. Arca y Wim proporcionan algunos consejos prácticos, que los productores ya pueden aplicar actualmente.

Utilice fertilizantes de liberación controlada (es decir, Osmocote Exact) en combinación con la fertirrigación. Esto le permite variar la administración de nutrientes entre los distintos tipos de plantas, según sus necesidades, sin que ello impida que pueda regarlas todas al mismo tiempo. Las investigaciones sobre el cultivo de orquídeas en maceta demostraron que la aplicación de fertilizantes de liberación controlada al sustrato y la reutilización del agua de drenaje (recirculación) pueden contribuir a reducir considerablemente la CE y la cantidad total de emisiones de nitrógeno.

1

La medición del crecimiento de las plantas, su salud y las condiciones en las que se cultivan es el comienzo de los planes de nutrición de las plantas individuales. Una vez que se sabe cómo difieren las necesidades de las plantas, el plan de nutrición y el de riego se pueden ajustar en consecuencia. Esto le ofrece un mayor rendimiento, una nutrición más eficiente y plantas más sanas.

2

Su objetivo debe ser una combinación ideal de disminución de la huella ambiental de la horticultura junto a un aumento de su rendimiento. Tenga en cuenta todas las circunstancias y elementos que consumen energía, y ajústelos en consecuencia. Observe el propio invernadero, la ventilación, las pantallas, la calefacción, el riego y la luz. ¡Todos estos aspectos son oportunidades individuales para seguir mejorando! Esto se conoce como “El nuevo cultivo”.

3

¡No lo deje todo en manos de los robots y los datos! Cultivar plantas con éxito también depende del talento de las personas. Utilice todos sus conocimientos y experiencia sobre la fisiología y la física de las plantas. Piense en cómo crecen las plantas y en cómo puede ayudarlas creando las condiciones y los planes de nutrición adecuados.

4

Contáctenos

¿Tiene preguntas sobre The Green Times? ¿O sugerencias para el próximo número? Envíenos un mensaje
Por favor, escriba su nombre
Por favor introduzca un correo electrónico valido
Por favor, introduzca un comentario
¡Gracias! ¡Su respuesta ha sido enviada!
Produjo un error al enviar el formulario. Inténtalo de nuevo.

Compartir

O seguirnos en los encuentros sociales

BUSCAR

Busque palabras clave en esta edición de The Green Times.
Longitud mínima de la búsqueda es de 3 caracteres